La vida cambia. Es un hecho que nada permanece igual y a lo largo de nuestra vida debemos adaptarnos a los cambios y nuevas situaciones que surgen. La sociedad no es enseña que los niños deben adquirir buenos hábitos desde pequeños y que deben seguir una rutina para favorecer su desarrollo y que se sientan seguros. Pero ¿que ocurre cuando se produce un cambio que obliga a modificar las rutinas? ¿como enseñar buenos hábitos a los niños y niñas que no lo habían hecho hasta ahora?

En la situación actual, muchos niños han tenido que pasar más tiempo en casa, muchos padres han tenido que teletrabajar y se han visto obligados a “hacer malabarismos” para poder atender a su hijo y su trabajo a la vez, en otros casos muchos abuelos, tíos u otros familiares han tenido que hacerse cargo de otros niños porque sus padres son médicos, enfermeros, policias,…; y no quieren arriesgar la salud de sus pequeños.

En este artículo vamos a ver dos técnicas de modificación de conducta para coger buenos hábitos. Me refiero a hábitos como que los niños hagan su propia cama, empiecen a recoger sus juguetes antes de acostarse, lleven su vaso y plato a la cocina después de comer, ….

Hábitos y rutinas

Una rutina es una costumbre personal establecida. Por ejemplo, lavarse los dientes después de comer. En cambio, un hábito requiere manejar una destreza que permite realizar distintas actividades, como hacer un lazo al atarse los zapatos.

Para establecer una rutina y/o hábito debemos tener claro como se debe realizar y que necesita saber el niño. Si queremos que se ate los zapatos solo deberemos enseñarle a hacer lazos, si deseamos que el niño aprenda a recoger sus juguetes debemos dejar claro dónde se guarda cada cosa y permitir que sea accesible para el niño o niña…

Es importante mencionar que para adquirir un hábito o rutina se requiere repetición y constancia.

El refuerzo positivo es más eficaz que el refuerzo negativo

Es más fácil conseguir algo de alguien si parece divertido o si va a sacar algún beneficio. Este beneficio no tiene porque ser algo material, puede ser leer un cuento con papá o mamá, jugar una partida de cartas,… Una vez adquirido el hábito, el niño lo realiza sin darse cuenta. Generalmente los tres primeros días son los más difíciles. Según diversos autores, para adquirir una rutina se necesitan más o menos dos semanas realizándola de forma continua. Aunque esto puede variar según el tipo de persona.

Como conseguir que el niño no se levante de su cama en la noche – Mi experiencia

Creo que esta experiencia la pasamos todos los padres y madres en algún momento. Tu hijo se pone el pijama, le lees un cuento, se lava los dientes, va al baño,…; apagas la luz y al poco rato oyes un ruido indicando que tu hijo o hija no está en la cama. Incluso puede que tu hijo o hija decida jugar al escondite contigo porque es más divertido que irse a dormir.

Niña durmiendo

En la experiencia con mi hijo decidí usar la siguiente técnica hasta que agarro el hábito. Conseguí unos stickers o pegatinas como recompensa y motive a mi hijo diciéndole que si no se levantaba en toda la noche para jugar tendría una pegatina al día siguiente. Al conseguir la pegatina, la pusimos en un lugar bien visible y asi mi hijo podía ver su progreso a lo largo del tiempo y sentirse orgulloso.

El primer día para empezar a adquirir un nuevo hábito es el más difícil. Poco a poco era más fácil para mi hijo e incluso me recordaba que le tenía que dar una pegatina al día siguiente. Pero decidí aumentar el nivel de dificultad por dos motivos: el primero es que no iba a estar comprando pegatinas el resto de mi vida ya que considero que todos debemos aprender que no siempre obtenemos una recompensa por hacer las cosas bien en la vida. Segundo, porque llega un punto en que no levantarse de la cama ya no supone un reto para el niño.

La dificultad que añadí fue que además de no levantarse debía ponerse el pijama rápido. Normalmente un niño se pone muy lentamente el pijama ya que es mejor seguir jugando con mis juguetes, se distrae con cualquier cosa,…

Para evitar que el niño se desmotivará ante esta cambio de reglas, opte por hacer una competición con él. ¡A ver quién se pone el pijama más rápido!. El resultado es que mi hijo ya no sea vuelto a levantar de la cama para jugar.

En el futuro, voy a quitar el refuerzo de las pegatinas cuando mi hijo se haya acostumbrado a dormirse rápidamente y a ponerse el pijama sin que se lo repita un montón de veces. Poco a poco se consiguen resultados.

Esta técnica yo la he utilizado para lograr que no se levantará de la cama después de la hora de dormir pero es aplicable a otros objetivos como recoger los juguetes antes de acostarse, guardar los puzzles o rompecabezas después de utilizarlos, estar sentado durante la hora de la comida,…

Aprendizaje por imitación

Los niños también aprenden por imitación. Si el niño te ve lavándote los dientes querrá hacer lo mismo, si tu hija te ve pintando los labios, tarde o temprano le echará el ojo a tus pintalabios, si te ven haciendo ejercicio en casa lo intentarán o si te ve usando herramientas tendrá la curiosidad de probarlas. Yo aprovecho esto para establecer rutinas con mi hijo.¡Vamos a lavarnos los dientes!. digo después de comer y ambos nos ponemos a ello.

Puedes aprovechar estas situaciones para invitar a tu hijo o hija a probar cosas nuevas y desarrollar hábitos y rutinas. Puedes lavarte los dientes con tu hijo o hija al mismo tiempo. Es una forma de pasar tiempo con él o ella y supervisas que lo haga bien. Para que sea motivador al acabar puedes decirle que dientes tan bonitos tienes o el ratoncito Pérez (o el hada de los dientes) se pondrá muy contento,…

Crear un horario de rutinas

Otro punto importante al momento de establecer rutinas y hábitos es crear un horario para darle seguridad y tranquilidad al niño o niña. Podemos escribirlo en una cartulina o folio y colgarlo en la nevera u otro sitio accesible para el niño. Si el niño no sabe leer podemos incluir dibujos para facilitar su comprensión. Si hay algún cambio en horario debemos comunicárselo al niño. Por ejemplo: hoy vamos a bañar al perro, saldremos a pasear en la mañana porque por la tarde vamos a hacer la compra,…

Si quieres saber más sobre técnicas de modificación de conducta, más abajo tienes el enlace. Si este artículo te ha parecido útil, no olvides compartirlo y suscribete a nuestro boletín semanal.

Sé parte de nuestra newsletter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.