INDICE

1. Introducción

2. Habilidades, destrezas y tareas motrices

2.1. Habilidades motrices

2.2. Destrezas motrices

2.3. Tareas motrices

3. Concepto, análisis y clasificación.

3.1. Análisis

3.2. Clasificación.

4. Actividades para su desarrollo

4.1. Desarrollo motor

4.2. Actividades

5. Conclusiones

6. Bibliografía

1. Introducción

“Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad” – Karl A. Menninger

El objetivo de la Educación Física es el desarrollo cognitivo, motor, afectivo, social y moral mediante la realización de actividades, tareas y ejercicios físicos. No obstante, es claro que esta área contribuye en mayor medida el aspecto motor a través de la adquisición y desarrollo del esquema corporal (lateralidad, control tónico, relajación y respiración), la coordinación dinámica general,…

A lo largo del desarrollo de este tema abordaremos los conceptos de habilidad, destreza y tarea motriz; su clasificación de acuerdo a los autores más relevantes, sus características, su desarrollo y aplicación en la etapa de Primaria a través de distintas actividades.

2. Habilidades, destrezas y tareas motrices

2.1. Habilidades motrices

Edwin Ray Guthrie (1935) define habilidad motriz como “la capacidad, adquirida por aprendizaje, de producir resultados previstos con el máximo de certeza y, frecuentemente, con el mínimo dispendio de tiempo, de energía o de ambas”. En otras palabras, es la capacidad de movimiento humana adquirida por aprendizaje, entendiendo el desarrollo de la habilidad motriz como producto de un proceso de aprendizaje motor.

Las habilidades motrices básicas son comunes a todos los individuos, facilitan la supervivencia del individuo y permiten desarrollar aprendizajes motrices posteriores. Las habilidades motrices básicas las podemos clasificar en:

  • Locomotrices. Su característica principal es la locomoción. Entre ellas tenemos: andar, correr, saltar, galopar, deslizarse, rodar, trepar, etc.
  • No locomotrices. Su característica principal es el manejo y dominio del cuerpo en el espacio. Ejemplos de estas habilidades son: balancearse, girar, retroceder, colgarse, etc.
  • Proyección/percepción. Caracterizadas por la proyección, mani­pulación y recepción de móviles y objetos. Están presentes en tareas tales como lanzar, recibir, batear, atrapar, etc.

2.2. Destrezas motrices

Según algunos autores, la destreza es parte de la habilidad motriz, haciendo referencia a las actividades motrices en que se precisa la manipulación o el manejo de objetos. Otros autores indican que la habilidad motriz son los movimientos naturales e innatos mientras que la destreza motriz son los movimientos aprendidos. Por otro lado, el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua une habilidad y destreza, ya que al definir uno de los términos recurre al otro. Yendo a la etimología de los términos, habilidad lleva implícito el nivel de la inteligencia.

2.3. Tareas motrices

Habilidades motrices

Sánchez Bañuelos (1986) define tarea motriz como “el acto específico que se va a realizar para desarrollar y poner de manifiesto determinada habilidad, ya sea perceptiva o motórica”. El conjunto de tareas motrices a enseñar constituyen los contenidos a desarrollar por la Educación Física en el ámbito escolar.

Por otro lado, Parlebas (1981) define tarea motriz como ” conjunto eficazmente organizado de condiciones materiales y de obligaciones que definen un objetivo para la consecución de cuál es necesaria la puesta en juego de conductas motrices por parte de uno o más participantes”

En conclusión, tarea motriz es un termino que hace referencia a una situación de enseñanza o de trabajo que se lleva a cabo con la intención de mejorar una habilidad motriz o una aptitud física.

Además de los tres términos mencionados anteriormente, podemos incluir el concepto de actividad. La actividad es la acción realizada realmente. Puedes intentar hacer las tareas anteriores pero otra cosa es que lo que haces (la actividad) sea realmente lo deseado.

3. Concepto, análisis y clasificación

Anteriormente ya hemos definido el concepto de habilidades, tareas y destrezas motrices. A continuación veremos su análisis y su clasificación que permiten la aplicación práctica en el ámbito educativo.

3.1. Análisis

El análisis de las tareas motrices permite:

  • Descomponerlas en sus elementos fundamentales.
  • Trabajar con niveles, grados de dificultad, de lo fácil a lo difícil.
  • Determinar los requisitos necesarios para cada tarea motriz.
  • Identificar las razones de un fracaso, sustrayendo, una a una en la tarea compleja, las dificultades que constituyen.
  • Usar las tareas motrices universales con dificultades objetivas no específicas sino comunes a otras actividades.
  • Modificar la complejidad y dificultad de la tarea acomodándolas a los objetivos deseados y a los recursos disponibles.
  • Conocer y decidir en que aspectos debe ponerse el énfasis durante las sesiones de práctica.

Centrándonos en el campo educativo, el alumnado de Educación Primaria no tiene, de entrada, respuestas adaptadas. Por lo tanto, el análisis y descripción de las tareas motrices es fundamental. El punto de partida en el proceso de aprendizaje es la evaluación inicial de las habilidades motrices del alumnado y la descripción de las tareas como los mecanismos a través de los cuáles el individuo aprende y realiza esquemas motores y adaptaciones motrices a su entorno.

Resumiendo, el proceso a seguir en el análisis de las tareas motrices presenta los siguientes pasos:

  1. Información
  2. Órganos de los sentidos (sensaciones)
  3. Mecanismo de percepción: Considerar el número de estímulos fundamentales a los que se debe atender, el dominio espacial y temporal; y la capacidad de atención.
  4. Mecanismo de decisión: Considerar la capacidad de reacción y las nociones temporales y espaciales (hacia atrás, hacia delante, el pasado,…)
  5. Mecanismo de ejecución: Considerar la condición física, las habilidades y las destrezas básicas.
  6. Movimiento

No podemos olvidar la retroalimentación o feedback de información durante y al final de la tarea. Esta información permite controlar y ajustar el movimiento.

3.2. Clasificación

En el ámbito educativo, las habilidades motrices deben ser analizadas y clasificadas según sus exigencias de aprendizaje, más que en función de similitudes o diferencias de carácter externo. De este modo, el discente puede determinar las tareas y actividades más adecuadas en cada sesión de Educación Física.

No obstante, las clasificaciones de habilidades motoras son muy variadas, así que nos centraremos en las más relevantes.

  • Poulton (1957): Considerando la estabilidad del medio en el que se desenvuelve la actividad distingue entre habilidades en un entorno predecible (cerradas) como lavarse los dientes, escribir,…; en un entorno semi -predecible como conducir un coche, botar una pelota; y habilidades en un entorno impredecible (abiertas) como la lucha, disparar a un objeto móvil,…
  • Fitts (1965) diferencia entre habilidades discretas y continuas; basándose en el comienzo y final del gesto. Las habilidades motoras discretas son aquellas con gestos realizados en una sola ocasión y se puede determinar dónde comienza y acaba la actividad (un salto, un lanzamiento,…). Las habilidades motoras continuas son aquellas que presentan carácter cíclico (nadar, pedalear,…)
  • Robb (1972): Distingue entre manipulaciones, lanzamientos, golpeos e intercepciones
  • Knapp (1979) distingue entre habilidades predominantemente motrices o habituales (dónde no hay una alta implicación de los procesos cognitivos de percepción y toma de decisiones) y habilidades predominantemente perceptivas (con una implicación más alta).
  • Gesell (1979) clasifica las habilidades motoras atendiendo a la participación corporal o grado de precisión. Diferencia entre habilidades de carácter grueso (andar, correr, nadar, saltar,…) o fino (escribir, lanzamiento de dardos, coser,…) en función de la participación de grandes o pequeños grupos musculares.

4. Actividades para su desarrollo

4.1. Desarrollo motor

Según Sánchez Bañuelos, el desarrollo de las habilidades motrices presenta las siguientes fases:

  • De 4 a 6 años: Se desarrollan las habilidades y capacidades perceptivas a través de las tareas motrices habituales (caminar, tirar, empujar, correr, saltar,…). Se usan estrategias de exploración y descubrimiento. Se emplean juegos libre o de baja organización. Para el desarrollo de la lateralidad se emplean segmentos de uno y otro lado para que el alumnado descubra y afirme la parte dominante.
  • De 7 a 9 años: Se desarrollan las habilidades y destrezas básicas a través de movimientos básicos que impliquen el dominio del propio cuerpo y el manejo de objetos (desplazamientos, saltos, giros, lanzamientos y recepciones). Se usa el componente lúdico-competitivo y se busca el perfeccionamiento y una mayor complejidad de los movimientos. Además se siguen estrategias de búsqueda, aunque en ocasiones es necesaria la instrucción directa por el docente para enseñar algunos movimientos complejos
  • De 10 a 13 años: Se inician las habilidades y tareas específicas con carácter lúdico – deportivo y a las actividades deportivas y expresivas. Se trabajan las habilidades genéricas comunes a muchos deportes y se da comienzo a las habilidades específicas y técnicas de cada deporte.
  • De 14 a 17 años: Se desarrollan habilidades motrices específicas. Se inicia a la especialización deportiva y se trabaja la técnica y táctica con aplicación real.

4.2. Actividades

Las actividades que se deben utilizar para desarrollar estas tareas deberán ser variadas, atractivas y lúdicas; éstas han de estar en relación con las capacidades e intereses de los alumnos. El profesor deberá incrementar dichas tareas a medida que los aprendizajes de los alumnos van mejorando.

La elección y secuencia de las actividades debe considerar los siguientes principios:

  • Conocimientos previos del alumnado
  • Establecer una progresión en la dificultad y complejidad de las actividades
  • Aumentar progresivamente la variedad y número de los materiales y recursos
  • Considerar el desarrollo de la percepción espacial y temporal
  • Fomentar la capacidad de atención y el aprendizaje significativo basado en los intereses y gustos del alumnado
  • Diseñar problemas que se adapten a su capacidad de decisión y la búsqueda de estrategias de acuerdo a su desarrollo
  • Evitar discriminar al alumnado por su condición física, habilidades o destrezas motrices
  • Usar distintos tipos de agrupamiento

Los objetivos de las siguientes actividades son mejorar el esquema corporal (lateralidad, control tónico, relajación y respiración), la coordinación dinámica general; y la percepción y estructuración espacial, temporal y espacio-temporal

Actividades para trabajar los desplazamientos

  • Reptaciones y cuadrupedia: Andar como cangrejos, reptación entre bancos, juego de canguros y arañas,…
  • Marcha: Trabajar la marcha con el ritmo de instrumentos de percusión, marchar por encima del banco sueco, el juego del coche ciego,…
  • Carrera: El escondite inglés, el pañuelo (con conos),…

Actividades para trabajar los saltos

Algunas actividades y juegos son:

  • Hacer saltos con ritmo
  • Circuito de aros: Solo se puede pasar por los aros con una o ambas piernas
  • La rayuela
  • Pies en alto

Actividades para desarrollar los giros

Algunas actividades y juegos son:

  • Giros longitudinales en el suelo (la croqueta)
  • Voltereta hacia delante o detrás
  • Giros longitudinales en la espaldera
  • La botella loca

Actividades para desarrollar los lanzamientos, recogidas y recepciones

Algunas actividades y juegos clasificadas según la parte del cuerpo que queramos trabajar son:

  • Tren superior: Carrera, recogida de un balón del suelo y lanzamiento a un lugar determinado; un alumno o alumna bota el balón y el compañero o compañera lo recepciona, botar un balón contra la pared y luego recepcionarlo, el juego de las cuatro esquinas,…
  • Tren inferior: Carrera, recogida de un balón con el pie, conducción hasta un cono y lanzamiento con el pie; lanzamiento y recepción de un balón por parejas; lanzamiento y recepción con dos balones en grupos de cinco; juego “Un mareo”….

5. Conclusiones

A lo largo de este tema hemos visto las habilidades, destrezas y tareas motrices a desarrollar en la etapa de Educación Primaria; destacando la importancia del profesor y profesora de Educación Física como responsable del correcto desarrollo motor del alumnado entre 6 y 12 años.

6. Bibliografía

  • Sánchez Bañuelos, F. : Bases para una didáctica de la Educación Física y el deporte. Gymnos. Madrid,1986
  • Parlebas, P.: Perspectivas para una educación física moderna. Unisport. Málaga, 1987
  • https://www.efdeportes.com/efd147/habilidades-motrices-basicas-coordinacion-y-equilibrio.htm
  • https://www.deposoft.com.ar/repo/tecnica/tema4.pdf
  • https://www.efdeportes.com/efd182/habilidades-destrezas-y-tareas-motrices.htm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.