Los neuromitos son afirmaciones sobre el cerebro y su funcionamiento. Son creencias y hechos arraigados en la sociedad, que los profesores usamos y creemos a diario. Antes de profundizar en cuáles son los neuromitos, te propongo un pequeño test. ¿Crees que estás afirmaciones son verdaderas o falsas?

  1. Solo usamos un 10% de nuestro cerebro.
  2. Si eres de hemisferio izquierdo se te darán mejor las matemáticas.
  3. Hay alumnos de hemisferio izquierdo y alumnos de hemisferio derecho.
  4. Escuchar a Mozart mejora la capacidad de atención
  5. A mayor número de estímulos y más pronto, mayor nivel de inteligencia.
  6. Los tres primeros años del niño son críticos en su aprendizaje
  7. El aprendizaje de la segunda lengua debe realizarse después de la primera, sino ninguna de las dos se aprenderá bien.
  8. El ejercicio físico mejora las funciones mentales.
  9. El éxito académico puede verse afectado por el desayuno
  10. Tenemos la misma cantidad de neuronas durante toda la vida.
  11. A mayor cerebro, mayor inteligencia.
  12. El azúcar reduce la atención

Ahora vamos ir viendo por que estos neuromitos son verdaderos o falsos. El proyecto Brain and Learning de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE, 2002) analizó conceptos y creencias erróneas sobre el cerebro que circulaban en contextos ajenos a la comunidad científica. Estos son algunos de ellos.

1. Usamos el 10% de nuestro cerebro

Falso. A pesar de la creencia popular, usamos el 100% de nuestro cerebro. El cerebro está activo todo el tiempo y realiza múltiples tareas, algunas de las que ni siquiera nos damos cuenta.

2. Si eres de hemisferio izquierdo se te darán mejor las matemáticas.

Falso. Se suele decir que el hemisferio izquierdo es el lógico analítico y el derecho es holístico y global. Lo cierto es que hay tantas conexiones entre los miles de axones de ambos cerebros que es imposible determinar que un área del cerebro se dedique exclusivamente a una única tarea. El cerebro trabaja de manera integrada.

3. Hay alumnos de hemisferio izquierdo y alumnos de hemisferio derecho.

También falsa. Aprendemos con todo el cerebro y por lo tanto la capacidad de aprendizaje de un alumno vendrá determinado por sus redes neuronales. Tampoco podemos decir “hoy trabajaremos el hemisferio derecho” porque el cerebro trabaja en conjunto.

4. Escuchar a Mozart mejora la capacidad de atención

Falso. Este neuromito surgió a raíz de un libro pero estudios neurológicos demuestran que una sonata de Mozart tiene el mismo efecto que el rock. Asimismo, escuchar música provoca un efecto atencional positivo, pero esta atención tiene una duración breve.

5. A mayor número de estímulos y más pronto, mayor nivel de inteligencia.

El método de estimulación temprana de Glenn Doman ha fomentado la creencia en este neuromito. Mientras que muchos colegios han vendido este método como una gran innovación educativa, las principales asociaciones médicas del mundo, desde 1968 la han considerado un método pseudocientífico fraudulento.

También debemos considerar que aumentar el número de horas que un niño pasa delante de un DVD o juego; con el argumento que es educativo, no significa que vaya a ser más inteligente que la media. Además la excesiva estimulación puede resultar perjudicial.

La sobreestimulación puede ser perjudicial.

6. Los tres primeros años del niño son críticos en su aprendizaje

Aunque es cierto que el mayor desarrollo cognitivo se produce en los primeros años, la demostración la plasticidad del cerebro (que se desarrollen nuevas neuronas durante toda la vida) han puesto entredicho esta afirmación. En otras palabras, se puede aprender durante toda la vida, y lo que no se aprenda durante los tres primeros años lo podemos adquirir posteriormente.

7. El aprendizaje de la segunda lengua debe realizarse después de la primera, sino ninguna de las dos se aprenderá bien.

También falsa. Una prueba de ello son los hijos con padres que manejan distintos idiomas.

8. El ejercicio físico mejora las funciones mentales.

Verdadero. Se ha demostrado que el ejercicio físico contribuye al desarrollo de la actividad mental.

9. El éxito académico puede verse afectado por el desayuno

Verdadero. El desayuno es la comida más importante del día. Hay que tener en cuenta que llevamos al menos 8 horas sin recibir nutrientes ni hidratación, por lo que exigirle al cerebro que desarrolle una actividad mental puede obtener resultados menos productivos.

10. Tenemos la misma cantidad de neuronas durante toda la vida.

Falso. Los estudios demuestran que constantemente mueren y nacen nuevas neuronas; y por lo tanto podemos aprender a cualquier edad. Para ejemplificar mejor este aspecto, el aprendizaje se produce mediante la segregación de neurotransmisores que permiten la comunicación entre la sinapsis de las neuronas.

11. A mayor cerebro, mayor inteligencia.

Falso. Tener un cerebro más grande no significa ser más inteligente. Cuando fue estudiado el cerebro de Albert Einstein su tamaño era similar al resto de humanos. Lo que si se sabe es que tenía mayor número de conexiones neuronales.

12. El azúcar reduce la atención

Casi la mitad de los profesores consideran que los niños pierden su capacidad de atención tras el consumo de azúcar. El origen de este neuromito se ubica en las investigaciones iniciales sobre el consumo de azúcar y el TDAH; las cuáles determinaron que no había relación.

Existen muchos neuromitos que han surgido de la interpretación errónea de resultados científicos. Para luchar contra ello y mejorar el futuro de las nuevas generaciones; ha aparecido una nueva disciplina denominada neuroeducación. Este área implica un trabajo simultáneo entre neurólogos, psicólogos y profesores.

Si este artículo te ha resultado interesante, no olvides compartirlo. Conoces otro neuromito. Compártelo en los comentarios. Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.